Protege tu corazón incluyendo el tomate en tu dieta


Es posible que la mejor protección contra las enfermedades del corazón no esté en tu botiquín, sino en tu cocina.

Se ha demostrado que la alimentación juega un papel determinante en la prevención y el desarrollo de la enfermedad cardiovascular. Y el consumo del tomate, una fruta verdura con alto contenido de licopeno, podría prevenir y revertir la acumulación de grasa en las arterias y el endurecimiento de la pared arterial. Según el American Journal of Clinical Nutrition, las personas con mayor concentración de licopeno en sus tejidos adiposos presentan un menor riesgo de engrosamiento de la pared arterial interior y de infarto del miocardio.

EL LICOPENO

El licopeno es un carotenoide que se encuentra en altas concentraciones en ciertas frutas y verduras, dándoles su color rojo. El tomate contiene licopeno en abundancia, al igual que otros nutrientes como beta-caroteno, ácido fólico, potasio, vitamina C, flavonoides y vitamina E. Muchos de estos nutrientes pueden funcionar individualmente o en conjunto para proteger las lipoproteínas y células vasculares de la oxidación, una de las causas más reconocidas de la aterosclerosis.

Los productos preparados con tomate, como la salsa de tomate, la pasta y el jugo de tomate, la salsa para acompañar los “corn chips” y la salsa de las pizzas también contienen abundante licopeno.

LA SALUD DEL CORAZÓN

Se ha demostrado que los nutrientes en los tomates frescos y los jugos de tomate ayudan a reducir el colesterol total, el colesterol LDL (el perjudicial) y los triglicéridos, al igual que a regular la presión arterial. Contribuyen también a prevenir la formación de grumos indeseados en la sangre, algo muy importante para disminuir el riesgo de infartos y derrames cerebrales. Un estudio reciente realizado en Suramérica colocó al tomate en uno de los primeros lugares entre 26 verduras con propiedades cardioprotectoras. Su contenido de fitonutrientes podría inhibir la agregación de plaquetas y, por lo tanto, la formación de trombos o coágulos al interior de las arterias y venas. Se cree que a medida que avancen las investigaciones sobre estos nutrientes, la importancia del tomate ascenderá en el listado de los alimentos más saludables para el corazón.

NO SÓLO ES BUENO PARA EL CORAZÓN

Pero el licopeno presente en los tomates no sólo beneficia el sistema cardiovascular. Una dieta rica en productos a base de tomates también puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de páncreas, según un estudio de la Universidad de Montreal que relacionó el consumo de este carotenoide con una reducción del 31% en el riesgo de contraer este tipo de cáncer. Otros estudios afirman que el licopeno en el tomate disminuye el riesgo de padecer cáncer de próstata y el desarrollo de adenomas colorrectales, considerados precursores del cáncer colorrectal. El contenido de fibra y agua en los tomates ayuda a mantener la salud del colon.

¿CON CÁSCARA O SIN CÁSCARA?

Las cáscaras del tomate aportan una alta concentración de sus carotenoides. Según un estudio de Marsella, Francia, la cantidad de los carotenoides absorbidos por las células intestinales humanas fue mucho mayor con la pasta de tomate preparada con cáscaras de tomate, en comparación con la preparada sin las cáscaras. La piel de tomate también contiene la mayoría de los flavonoides, otra familia de fitoquímicos. Por lo tanto, si podemos evitar pelarlos ¡es mejor no hacerlo!

DOS RECETAS CARDIO PROTECTORAS

A continuación dos sencillas y deliciosas recetas, aptas también para diabéticos y para dietas de adelgazamiento.

ENSALADA CON TOMATE Y ALBAHACA: UNA FÓRMULA GANADORA

He incluido en esta receta una buena ración de albahaca para hacer esta ensalada más deliciosa y aumentar su contenido cardioprotector. La albahaca, además de ser también una fuente de abundante licopeno, contiene bastante magnesio. El magnesio relaja los vasos sanguíneos, mejora la circulación y disminuye el riesgo de ritmos irregulares o espasmos en el músculo cardíaco.

Ingredientes (para cuatro personas):

Dos tomates grandes Tres hojas grandes de albahaca fresca Lechuga (opcional) Aceite de oliva Jugo de limón, sal y pimienta

Preparación:

Cortar el tomate en rodajas y colocarlas en un plato. Colocar la albahaca picada en trocitos y rociar la sal, la pimienta, el jugo de limón y el aceite de oliva. Revolver un poco y dejar reposar 30 minutos.

Se puede colocar sobre lechuga y comer como una ensalada fresca o consumir con pan, a manera de sándwich.

REFRESCO TIPO “BLOODY MARY” SIN ALCOHOL

Para preparar esta receta, es recomendable preparar el jugo de tomate en casa, a partir de tomates frescos. Si eliges comprar el jugo envasado, asegúrate de que el nivel de sodio del producto esté dentro de un rango saludable para tu consumo.

4 onzas de jugo de tomate

½ onza de jugo de limón

½ cucharadita de salsa Worcestershire (no indispensable)

Un toque de salsa picante

Una pizca de sal (añadir al gusto)

Una pizca de pimienta (añadir al gusto)

Hielo

Preparación:

Mezclar el jugo de tomate, el jugo de limón, la salsa picante y los condimentos en un vaso mezclador o licuadora. Licuar con hielo y colar. Verterlo en un vaso con cubitos de hielo. Decorar con un tallo de apio y una rodaja de limón.

Gloria Spencer es educadora nutricional y autora de los libros “La Dieta Enzimática”, “La Cocina Enzimática”, “Autocúrese” y coautora de “Recetas sabrosas y vegetarianas”.

Otros artículos en adelgazacongloria.com/Blog

Toda la información nutricional que aparece en este artículo es de carácter general y educativo, y no debe utilizarse como sustituto de una consulta médica. Aunque la autora no ha escatimado esfuerzos para suministrar información beneficiosa, usted debe consultar con su médico cualquier cambio que desee implementar en su nutrición y estilo de vida.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by The Plan. Proudly created with Wix.com