Tu “leche” vegetal: ¡mejor prepárala en casa!


Aunque los envases de la leche de almendras, de arroz o de soya muestran palabras atractivas como “orgánica” y “libre de lactosa”, estos sustitutos de la leche de vaca contienen ingredientes cuyos efectos en la salud son cuestionados. Revisa las etiquetas antes de consumirlas.

Quienes tienen intolerancia a la lactosa, deberían fabricar en casa su “leche” vegetal. ¿La razón? A continuación menciono algunos de los ingredientes "non-sanctos" que contienen la mayoría de las que vienen en empaques de cartón:

La Carragenina:

Existe evidencia de que la carragenina es extremadamente inflamatoria y tan cáustica en el tracto digestivo que algunos investigadores la han utilizado para inducir colitis en animales de laboratorio. Todo esto ha hecho que algunos grandes fabricantes se comprometan a reformular sus productos, eliminando el uso de dicho ingrediente.

Un estudio de 2001 publicado por “Environmental Health Perspectives” habla de los efectos nocivos de la carragenina y advierte que su “uso generalizado en la dieta occidental debería ser reconsiderado”. En 1972, la Administración de Alimentos y Drogas Estadounidense (FDA) restringió el consumo de la carragenina dietética a un peso molecular promedio menor de 100.000. Esta resolución no prevaleció, y ningún reglamento posterior ha restringido su uso.

La carragenina es un aditivo derivado de las algas marinas que se utiliza como estabilizador y espesante. La Organización Mundial de la Salud ha clasificado ciertos tipos de carragenina como "posibles carcinógenos" para los seres humanos.

El Citrato de Potasio:

El citrato de potasio contiene ingredientes inactivos que pueden causar reacciones alérgicas. Algunas condiciones de salud y la interacción con medicamentos requieren cuidado al usar el citrato de potasio. El citrato de potasio es un cristal transparente incoloro o polvo blanco que tiene muchos usos, que se añade a los refrescos y otros alimentos como un potenciador del sabor y agente de neutralización.

Pero su uso esencial es como medicamento, y como tal, es importante consultar al médico antes de consumirlo. Su consumo indiscriminado no es recomendable para quienes padecen de úlceras estomacales, infección del tracto urinario u otros problemas renales, enfermedades del corazón u obstrucción intestinal. Tampoco debe utilizarse con condiciones tales como un alto nivel de potasio en la sangre o malabsorción de vitamina B12. Puede causar nausea, vómito, diarrea y dolor de estómago.

Sabores “naturales”:

Este término puede significar incluso formas de monosodio glutamato y edulcorantes artificiales, y elimina convenientemente la necesidad de una lista de aditivos indeseables en la lista de ingredientes. Es importante saber exactamente lo que está en el alimento que se va a consumir. Produce desconfianza cualquier empresa que coloque "sabores naturales" en su lista de ingredientes.

Aceites vegetales:

¡Malas noticias! La mayoría de las leches de frutos secos o semillas contienen aceite de canola, de maíz, de semilla de girasol y / o de soya. Los aceites vegetales se extraen con disolventes tóxicos, así como alta presión y calor, agentes que afectan la delicada estructura química de los ácidos grasos. Además, la soya y el maíz provienen muy probablemente de cultivos fuertemente rociados con pesticidas y fertilizantes, y son además genéticamente manipulados.

Vitamina D2

Mantente lejos, muy lejos de la D2. La vitamina D2 es una forma sintética y aislada de la vitamina D que no ofrece ningún beneficio viable para el cuerpo y que es extremadamente mal absorbida.

La vitamina D natural en la leche de la vaca, así como la que produce el cuerpo humano cuando nos exponemos al sol, es la D3.

Las vitaminas presentes en los alimentos naturales enteros, como la leche cruda, proporcionan una forma fácilmente asimilable fácilmente de nutrientes, junto con cofactores esenciales para la absorción. Algunos expertos creen que, en realidad, la vitamina D2 desensibiliza los receptores D3, haciéndonos más propensos a la deficiencia de vitamina D!

Con base en lo anterior, he aquí mi conclusión personal: Usualmente no tomo leche de ninguna clase. Pero si se trata de beber algo de leche (no tengo intolerancia a la lactosa)...¡adiós, leches falsas y bienvenida la leche de vaca, natural y orgánica!

Toda la información nutricional que aparece en este blog es de carácter general y educativo, y no debe utilizarse como sustituto de una consulta médica. Aunque la autora no ha escatimado esfuerzos para suministrar información beneficiosa, usted debe consultar con su médico cualquier cambio que desee implementar en su nutrición y estilo de vida.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by The Plan. Proudly created with Wix.com