¿Puede el consumo de fruta llevar a la diabetes?

Las frutas pueden consumirse a cambio de otras fuentes de hidratos de carbono como los almidones, los cereales o los lácteos, según la Asociación Estadounidense de Diabetes.

Es improbable que el consumo de frutas conduzca a la diabetes. Aún más, los diabéticos pueden consumir frutas, siempre y cuando sus dietas limiten la cantidad total de carbohidratos por comida y por día. Los carbohidratos contenidos en las frutas deben contabilizarse al igual que los de otros alimentos y el total debe mantenerse dentro de los límites permitidos por las autoridades médicas.

La Asociacion Estadounidense de Diabetes afirma que las frutas pueden comerse a cambio de otras fuentes de hidratos de carbono como los almidones, los cereales o los lácteos.

Según la nutricionista Lynn A. Maarouf, RD, educadora nutricional del Centro de Diabetes Stark de la División Médica de la Universidad de Texas, "muchas personas creen que el banano está vetado para los diabéticos. Pero un banano mediano contiene 28 gramos de carbohidratos, mientras que una tortilla de harina o una rodaja promedio de pan contienen sólo 10 gramos de carbohidratos menos que un banano".

Por otro lado, el dulce de las frutas funciona de manera completamente diferente al dulce común. Las frutas contienen aproximadamente un 40-65% de fructosa, un tipo de azúcar que también se conoce como levulosa o azúcar de la fruta. La fructosa se clasifica como un carbohidrato monosacárido, con la fórmula química C6H1206. En la fruta entera, la fructosa viene acompañada de nutrientes importantes como las vitaminas, los minerales y las enzimas, además de agua destilada y algo muy importante: abundante fibra.

Tal como existe en las frutas frescas, la fructosa se descompone o degrada en el hígado y no provoca una respuesta de insulina, a diferencia de otros azúcares. Debido a que no requiere una demanda súbita de insulina para entrar al hígado y a las células, es ventajosa para los diabéticos, comparada con otros azúcares, pues los diabéticos no pueden producir insulina en cantidad adecuada.

El resto del azúcar en la frutas es primariamente glucosa. Si bien el componente de glucosa se comienza a descomponer en el estómago y requiere la liberación de insulina en el torrente sanguíneo para ser totalmente metabolizada, la abundante fibra de la fruta retarda la digestión de ésta, evitando los picos y los bajones de azúcar en la sangre. El cuerpo tiene, entonces, más tiempo para usar la glucosa como "combustible".

El melón, las fresas, las mandarinas, el tomate, el aguacate, las moras y el banano están entre las frutas recomendadas por el Centro de Salud para Diabéticos. "Estas frutas son buenas opciones. Tenga en cuenta que las frutas son fuentes de carbohidratos y como cualquier otro carbohidrato, es importante medir sus cantidades", afirma Shira Lenchewski, Dietista registrada del Centro. Acompañarlas por alguna proteína como yogur bajo de grasa o sin grasa o unas cuantas nueces es una buena idea".

Toda la información nutricional que aparece en este blog es de carácter general y educativo, y no debe utilizarse como sustituto de una consulta médica. Aunque la autora no ha escatimado esfuerzos para suministrar información beneficiosa, usted debe consultar con su médico cualquier cambio que desee implementar en su nutrición y estilo de vida.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by The Plan. Proudly created with Wix.com